sábado, 6 de junio de 2015

Anaversa ... Explosión Tóxica

Por: Geovida


A propósito de un año más de la celebración del Día mundial del Medio Ambiente, ha venido a nuestra memoria una de las varias tragedias ambientales que se han suscitado en nuestro país debido a la falta de precaución y responsabilidad del ser humano. Como ya mencionamos, México ha vivido grandes siniestros, algunos causados por la naturaleza y otros por la actividad humana; pero han habido algunos que han sido producto de la irresponsabilidad y la ambición a cualquier costo. Estos últimos han tenido un gran costo ambiental y humano, tal es el caso de la gran explosión química de Anaversa (Agricultura Nacional de Veracruz) ocurrida en el centro del estado de Veracruz en el año de 1991, la mayor registrada hasta entonces en el país.
Haremos una breve semblanza de este dañino evento, con la aportación testimonial de lo vivido por algunos de los ciudadanos que pasaron por este riesgo, a 24 años de haber ocurrido esta desgracia cuyas secuelas persisten.

En Córdoba 

Para 1991, México se preparaba para uno de los eventos más extraordinarios que hayan podido darse: el eclipse total de sol, previsto para el mes de julio. Sin embargo, otro sería el evento que tenía preparado el destino para nosotros, otro muy distinto. El día 3 de mayo de 1991 el país, y especialmente la zona centro del estado de Veracruz (en la ciudad de Córdoba), es sacudido por  uno de los peores siniestros jamás vividos hasta ese entonces,  la gran explosión de productos agro-químicos de Anaversa.


Momentos de la explosión

Gente vecina del lugar, que fueron testigos de este siniestro, comentan como ocurrió   y aportan detalles no documentados:

...”Corría el mediodía del día 3 mayo de 1991  y realizábamos unas mejoras para la casa (propias de la temporada cálida y seca del mes de mayo). Como a la 1  pm, platicábamos sobre el arreglo y poda de unos árboles del patio de la casa (la cual estaba ubicada al Oriente de la ciudad, distante apenas kilómetro y medio del lugar del siniestro), justo en ese momento se escuchó  un potente estruendo explosivo que sacudió todo, quedándonos alarmados y extrañados sobre cuál podría ser la razón de ese estruendo. Al poco rato vimos cómo una gruesa columna de humo negro salía a lo lejos (al suroeste de la ciudad), lo curioso es que se le veían otros colores que iban del negro al verde, al rojizo y al amarillo. El viento suave que corría arrastraba la nube de humo en dirección contraria a nuestra ubicación, rumbo al poniente de la ciudad. En poco rato se escuchaba el potente ulular de la sirena principal de alarma civil ubicada en el Palacio Municipal de la ciudad, seguida después de un interminable rosario de sirenas de las unidades de bomberos, que acudían de manera incesante al auxilio” (Habitantes del oriente de la ciudad) … Miembros de Geovida también confirmamos este suceso.

“Nos encontrábamos en casa iniciando con la comida pasadito tantito de la 1 de la tarde, cuando de momento sentimos que temblaba y escuchamos un fuerte tronido como una bomba, de inmediato salimos de casa para ver qué pasaba, y vimos una columna de humo negra junto con varios colores, y se escucharon las sirenas de auxilio; casi de inmediato se empezó a sentir un olor muy fuerte como a herbicida y comenzamos a sentir ardor en los ojos y en la garganta, nos costaba poder respirar, también dolor de cabeza muy fuerte, unos vecinos tuvieron vómito. Hasta el día de hoy muchos tienen cáncer y los niños muchos no se logran” (Habitantes Col. López Arias-La Estación”   

¿Qué pasó?

La razón de este desastre fue una terrible explosión en un enorme almacén de productos químicos para uso en la agricultura (según lo declarado: pesticidas y fertilizantes). Una chispa en el viejo y mal establecido sistema eléctrico de dicho almacén –según nos mencionaron conocidos cercanos al lugar- dio lugar a la explosión, al entrar en contacto con los productos y materiales químicos altamente explosivos. Al instante se generó un pavoroso incendio que arrasó con el local y los contenedores de diferentes sustancias químicas, generando una enorme nube de humo tóxica cuyas tonalidades variaban del negro al verde, al rojizo al amarillo, envenenando el aire de varias colonias a la redonda. Además produjo el derrame masivo de miles de litros de estos productos en estado líquido, los que se vertieron en los arroyos cercanos (según manifestaron vecinos del lugar) y se filtraron a los mantos freáticos.

El almacén de estos peligrosos productos, era un viejo caserón  (de valor histórico) con condiciones inadecuadas para el propósito para el que era utilizado, además de hallarse en un área que entrañaba un alto riesgo para los habitantes cercanos, ya que se ubicaba dentro de una colonia relativamente  cercana al centro de la ciudad; personas que viven por el rumbo nos indicaron que atrás de este almacén se hallaba un kínder, a 70 m una escuela primaria, a media cuadra la terminal de ferrocarriles, a media cuadra una gasolinera y a una distancia similar un centro de salud; el riesgo fue aún mayor para los soldados del destacamento militar de la zona cuyo cuartel estaba junto a ese almacén, e inmediatamente después, para la gente de la parroquia de Guadalupe, lugares que por la hora se encontraban en actividad.

Las consecuencias

La nube tóxica, los productos esparcidos por la explosión y las sustancias derramadas afectaron a todos los sitios públicos antes mencionados y a las siguientes colonias, que fueron, según lo asegurado por los mismos habitantes, las más afectadas: Benito Juárez, La Estación, Unidad Jardín, López Arias, Aguillón Guzmán, parte de la Colonia Centro, Pardo, la Sidra, entre otras.

                           Imagen de años después al accidente que muestra la condición en que                              quedó el edificio del ex-cuartel militar, junto la exbodega de Anaversa.


Estado del caserón de Anaversa años después


 
La cantidad de muertos o heridos producto de la explosión nunca fue concluyente, aunque las cifras oficiales revelaban pocos afectados. De acuerdo con la Asociación de Enfermos y Afectados de Anaversa, una loable organización cordobesa, la cifra de muertes totales a la fecha podría ser cercana o mayor a los 5 mil, donde ellos han logrado documentar 1500 muertes solo por cáncer.
Entre las sustancias que se derramaron o se quemaron destacan pesticidas organofosforados como el paratión y el malatión, pesticidas organoclorados como el lindano o el pentaclorofenol, por mencionar algunos ,mismos que contaminaron el aire, el suelo  y las fuentes de agua de al menos 20 colonias. Un artículo publicado por la Jornada lo describe así: …Según el inventario obtenido por la Asociación de Enfermos y Afectados de Anaversa, al momento del accidente se mezclaron, quemaron y esparcieron al menos 18 mil litros de paratión metílico, 8 mil litros de paraquat, mil 500 litros de pentaclorofeno y 3 mil litros de 2.4D, plaguicidas de alta toxicidad para entonces prohibidos en Europa y Estados Unidos…”
Refirió que un estudio realizado por peritos de la empresa Chemical Waste Management (administración de desechos químicos, en inglés) indicó que la combinación de esos químicos formó dioxinas de largo efecto, con elementos organoclorados que contaminaron la zona (al menos 20 colonias) y a los habitantes que tuvieron contacto con los vapores y el humo tóxicos. Además, los químicos se infiltraron en los mantos freáticos [y se trasladaron hacia otras zonas llevados por la corriente de agua (al caer al arroyo)].(1)

La toxicidad de estos productos afectó severamente la salud de gran cantidad de pobladores lo que derivó en la aparición de graves enfermedades como leucemias, cánceres de diferentes tipos, abortos y malformaciones, entre las que destacan las anencefalias recurrentes que se presentaron en niños recién nacidos en los años siguientes a la explosión.
La estrategia de remediación a la severa contaminación  fue lavar con abundante agua y esparcir grandes cantidades de cal, según informaron los diarios locales en su momento, pero ¿eran estas las medidas acertadas que recomendaban las normas internacionales para este tipo de situaciones? ¿Quién era el propietario de esa bomba de tiempo y por qué no consideró el cumplimiento de estas normas internacionales?


¿Qué hacen los pesticidas organofosforados y organoclorados? 

Los pesticidas organofosforados

‘causan problemas de la vista, dolor de cabeza, mucosidad excesiva, lagrimeo, sudoración, tos, estrechamiento del tórax, edema pulmonar, dificultad para respirar, falta de oxígeno en la sangre, elevación en la presión arterial, dilatación y o constricción de los vasos capilares, disminución del ritmo cardiaco, anorexia, náuseas, vómito, dolores en el abdomen, diarrea, contracciones dolorosas de la vejiga y recto, emisión involuntaria fecal y urinaria (incontinencia), fatiga, debilidad muscular, taquicardia, ansiedad, mareos, insomnio y/o somnolencia, temblores, apatía, dificultad para concentrarse, confusión, trastornos del lenguaje, alucinaciones, convulsiones, coma, depresión circulatoria y respiratoria, dificultad para coordinar los movimientos.
Los insecticidas organofosforados pueden ingresar al organismo por inhalación de vapores, vacíos o polvos, por absorción gastrointestinal y aun por penetración a través de la piel y de las mucosas expuestas. La absorción por la piel es un poco mayor a temperaturas más altas y mucho mayor en presencia de dermatitis (Dreisback & Robertsonm 1988).’ (2)

Los pesticidas organoclorados

‘Los plaguicidas organoclorados (OC) se encuentran ampliamente distribuidos en el ambiente terrestre y acuático, desde hace 20 años han sido utilizados constantemente para combatir “plagas” en la industria, la agricultura, y otros sectores.
Son de difícil biodegradación, son compuestos altamente tóxicos, inducen mutaciones al alterar el ADN o los cromosomas, también provocan malformaciones en el embrión (los bebés) así como alteraciones en las funciones metabólicas y de reproducción.
Al caer en los cuerpos de agua, causan problemas de contaminación pues dañan la calidad del medio ambiente y ocasionan perjuicios a organismos vegetales y animales y a la salud humana. Entre las afectaciones ambientales y a la salud del humano se puede mencionar afectación  del desarrollo de los organismos tanto vegetales como animales, desequilibrios en el organismo humano al consumir ostión, camarón, mejillón, langostino, jaiba y peces.
“Espina y Vanegas (1996) citan que algunos OC (organoclorados) son particularmente tóxicos y sus efectos sobre la biota pueden ser letales o subletales ya que alteran procesos biológicos como la tasa de crecimiento y el intercambio de los iones de Na y K o bien, pueden provocar la muerte de los organismos. Así como alteraciones en la reproducción en organismos acuáticos, en aves y mamíferos. La exposición del hombre a los plaguicidas provoca que estos sean acumulados a partir de tres formas, la oral (por ingestión), la inhalación (a través de las vías respiratorias) y la dérmica (a través de la piel).”… ’ (3)


Efectos de los pesticidas en el ambiente y el ser humano


Reflexionar sobre este tipo de eventos nos debe hacer recordar que hay cosas que no debemos realizar ya que se pone en riesgo no solo al entorno natural sino a la población misma, y el futuro de un lugar, y todos debemos velar porque algo como esto no vuelva a ocurrir.

Referencias

(2) Badii, Mohammad H. - S. Varela. “Insecticidas Organofosforados: Efectos sobre la salud y el ambiente”. Culcyt/ Toxicología de Insecticidas. Septiembre-octubre, 2008. Año 5, No. 28  En dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2881125.pdf 

Blanco, J.L. y Rocha M.R. ; “Explosión de Anaversa - Veracruz - México -1991”, redproteger.com.ar/, s/fecha, <http://www.redproteger.com.ar/escueladeseguridad/grandesaccidentes/anaversa_veracruz_mexico_1991.htm>, 29-mayo-2015

(3) Calva, Laura Georgina - Torres, María del Rocío. “Plaguicidas organoclorados”. Lab.  de Ecosistemas Costeros. Departamento de Hidrobiología.  D .C.B.S . U A M-I. ContactoS 30, 35-46 (1998).  En http://www.izt.uam.mx/newpage/contactos/anterior/n30ne/pdf/plaga.pdf

Huerta, M., “Veinticuatro años de impunidad en caso Anaversa, en Córdoba”, veracruz.quadratin.com.mx, 20-febrero-2015, < https://veracruz.quadratin.com.mx/Veinticuatro-anos-de-impunidad-en-caso-Anaversa-en-Cordoba/>, 29-mayo-2015

(1) Morales, A. T., “Al menos mil 500 muertes, el legado de Anaversa en 16 años”, jornada.unam.mx, 3-mayo-2007, <http://www.jornada.unam.mx/2007/05/03/index.php?section=estados&article=038n1est>, 29-mayo-2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario